Saltar al contenido

Productividad empresarial y cultura de negocios

En el mundo de los negocios es común escuchar el término productividad como una relación entre los resultados de una actividad económica y los medios que han sido usados para obtener dichos resultados.

Sin embargo, considero que la productividad no debería basarse únicamente en aspectos tangibles, como el número de unidades producidas en el mes o los ingresos generados en función de número de propuestas enviadas.

Considero que la productividad también depende de aspectos personales y de la cultura empresarial en la cual una persona navega para cumplir los objetivos planteados.

Cuando la cultura empresarial mueve la pasión

Como business coach entiendo que por mucho que se busque la excelencia, si las personas no están alineadas y no entienden lo que significa trabajar en una startup o empresa, los resultados serán pobres.

Quiero decir, que si la gente no sabe para qué y para quién madrugan todos los días para entregar un producto, difícil será poder determinar bajo una métrica qué tanto es productiva una compañía, algo que definitivamente debe estar relacionado con los márgenes del negocio, y poder decir somos rentables por encima del promedio.

Si nota la definición de la forma como se mide la excelencia en una compañía, se apela mucho a la subjetividad...

“Tenemos una empresa de excelencia porque todos cumplen con su labor”.

“Porque respetamos y satisfacemos a nuestros clientes somos una empresa de excelencia”.

Ahora bien, ¿será que una empresa será rentable si todos cumplen su labor y satisfacen a sus clientes? Conozco muchas compañías que a pesar de tener empleados que cumplen su labor son un desastre en resultados económicos. Paradójico, muchas empresa quiebran por hacer su labor...

Algunas quiebran porque por satisfacer en exceso a todo el mundo no cubren sus costos fijos. Otras quiebran por querer atender a todo el mundo porque era su labor.

Todas estas situaciones son resultado de una inadecuada comunicación de la cultura, o mejor dicho la marca, que representa una mezcla de personas y sus trabajos por resolver, condiciones que hacen que las personas identifiquen un propósito, adoptando hábitos y valores que construyen una identidad.

 

Algunas sugerencias humildes para construir cultura en su startup o empresa y favorecer la productividad:

No sea luz de la calle y oscuridad de la casa

se me vino a la mente esta frase de mi madre. Son muchos los empresarios y gerentes que dedican gran parte de su tiempo a reforzar la fachada de su empresa, pero se olvidan por completo de sus empleados y los medios que se necesitan para que sus empleados incrementen su productividad. Conozco casos en empresas en donde los sitios de trabajo en lugar de una oficina parecen una chatarrería, llena de chécheres. No creo que alguien se sienta motivado para trabajar bajo esas condiciones.

En otros casos se deja de invertir en capacitación para cualificar al personal porque “resulta muy caro” o porque no vale la pena, pues al fin y al cabo esos empleados se van a ir a los dos meses.

Dar ejemplo

No es posible que uno como administrador o gerente de una empresa le exija a una persona que sea el mago de las ventas o que llegue temprano cuando no existe un guía que enseñe primero para poder y delegar después. De vez en cuando póngase el overol, agarre la maleta y sea el guía que sus empleados y colaboradores necesitan.

Desarrollo de carrera en la gente

Algo que pido a gritos en todas las empresas. En estos momentos en todas las compañías existen muertos vivientes que fueron condenados a vivir en una zona de confort, afectando drásticamente la creatividad y la famosa innovación, pues dichas personas se limitan a “realizar su labor”. Mi recomendación es que no tenga miedo y procure generar ejercicios en el que las personas propongan y se ocupen más allá de lo que su cargo les permite.

En un caso particular, con uno de mis clientes decidimos diseñar y poner en marcha por una semana una jornada llamada ponte en mis zapatos. Durante ese tiempo se intercambian roles entre dos departamentos en la compañía. Se suelen llevar dos personas, una con un excelente desempeño y otra con bajo desempeño. En le primer caso se busca que la persona que ya vuela en su puesto detecte oportunidades para crecer y manifieste voluntariamente que quiere asumir retos. En el segundo caso se busca que la persona con bajo desempeño refuerce el significado de la marca y por qué trabaja en la empresa.

La productividad no es solo un asunto de resultados físicos, también implica generar medios para que la gente se desafíe y se “violente positivamente” para salir de la caja negra..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *