Lo que no debes hacer si buscas acompañamiento profesional

consultor empresariosSi estás buscando acompañamiento profesional para tu empresa o proyecto vale la pena que leas esto antes de cometer errores. Son muchas las percepciones que tienen las personas y empresarios sobre los consultores, asesores, mentores y coaches, algunas muy acertadas otras basadas en el empirismo.

Para nadie es un secreto que mucha gente busca apoyo profesional en los momentos de crisis con la ilusión de que alguien les resuelva una infinidad de problemas y situaciones adversas que les impide dormir tranquilos en las noches, con la creencia errónea que los consultores, asesores, mentores y coaches somos magos, tenemos la solución a todo o que somos héroes.

La realidad es otra, así como tú somos seres humanos y no tenemos los poderes de los héroes de las tiras cómicas.

Por eso escribo en el día de hoy para darte una serie de recomendaciones en caso de que estés buscando en estos momentos acompañamiento profesional, con el ánimo de que puedas centrar en función de tus propias expectativas lo que estás necesitando en este preciso momento.

¿Sabes cuál es el papel de un asesor, consultor, mentor y coach?

El primer error de toda persona cuando busca acompañamiento profesional es no tener claro el para qué se necesita. Debes saber de antemano que no es lo mismo recibir los servicios de un consultor, un asesor, coach o la compañía de un mentor. Las siguientes son las diferencias entre cada uno:

Consultor:

Lo puedes comparar con un médico general o especialista, el cual se encarga de realizar un diagnóstico general o especializado, analizar las causas del problema y plantear posibles rutas de solución y mitigación a las mismas. Si tu necesidad actual está relacionada con el funcionamiento general de tu organización, requieres evaluar el desempeño de tus procesos estratégicos, operativos y de soporte es la persona indicada. Sin embargo, no puedes esperar que un consultor sea tu nuevo operario,  pues su labor es netamente de apoyo gerencial; en resumen, te mostrará la radiografía general de tu proyecto o empresa y te planteará un plan de mejora continua basado en tus fortalezas, debilidades y entorno buscando explotar al máximo  tus capacidades actuales en materia de finanzas, personas, activos, productos y procesos.

Asesor:

Siguiendo con las analogías, es similar a un médico especialista en un área en particular, por ejemplo un oftalmólogo o un oncólogo. En este caso el asesor es una persona muy experta la cual cumple diseña planes, proyectos y programas para el mejoramiento de procesos de manera puntual. Es muy común que se busque a un asesor luego de recibir la radiografía del consultor, pues desde un análisis integral se puede definir la conveniencia o no de tenerlo según la evaluación de aspectos como la oportunidad, la criticidad y los riesgos de no solucionar un problema a  tiempo. De un asesor puedes esperar que te diga qué debes hacer para que un proceso funcione bajo un desempeño superior o por encima del promedio. Esto implica que debes invertir en tecnologías, activos, personas, aplicación de procedimientos y cumplimiento de estándares para que las cosas funcionen. También puedes esperar de un asesor la función de educación para que mejores tus competencias o la de tu gente, pues se necesita que exista gestión de conocimiento para que los procesos cambien y la principal vía es la educación. No puedes esperar de una persona que desarrolle labores de consultoría que te haga trabajo netamente operativo o asistencial, pues su función es planear, educar personas, medir, garantizar que lo planeado se hace, hacer el respectivo seguimiento y realizar métricas que definan el cumplimiento de los resultados. En resumen, es alguien que va a integrar tu staff de profesionales técnicos y científicos en tu proyecto/empresa que te dirá qué hacer, pero que será bajo tu responsabilidad vía presupuestos e implementación de planes proyectados la obtención de los resultados.

TAMBIÉN TE RECOMIENDO LEER  ¿Quieres contratarme? Así soy yo desde una evaluación basada en las neurociencias

Coach:

Un coach no es un solucionador de problemas, un maestro, consejero, instructor y ni siquiera un experto. ¿Si no hace nada de eso de lo que supones estabas buscando entonces para qué sirve? Simplemente un coach es un facilitador, un elevador de conciencia. Por eso se dedica a escuchar, preguntar, confrontar y plantear sea mendiante desafíos o procesos de autocrítica a las personas para que exista un proceso de cambio de una situación “X” a una situación “Y” deseable. En resumen es un desarrollador de personas pero que en ningún momento hará la tarea que te corresponde por obligación. Si lo que buscas es que exista un cambio de hábitos tanto tuyos como de tu gente en tu empresa o proyecto es la persona indicada.

Mentor:

Si lo que buscas es un líder que te inspire para llegar a un desempeño superior necesitas de este tipo de personas. El mentor es un consejero, alguien que promueve el aprendizaje de las personas mediante el descubrimiento de cosas y siempre tiene en la cabeza la palabra “opciones”. Con ayuda de su conocimiento tácito ayuda para que tus procesos funcionen. Sin embargo un mentor no hará la tarea que es de tu entera obligación. Un mentor siempre seguirá los principios de la aceptación, la cesión, el largo plazo y la generosidad. El principio de la aceptación consiste en que un mentor siempre buscará entornos seguros para que tus limitaciones desaparezcan vía aprendizaje y experimentación. El principio de la cesión consiste en que un mentor no lleva el mando, lo comparte, pues lo que se busca es que su mentorado aprenda vía desarrollo de experiencia. El principio del largo plazo consiste en que para crecer hay que dar pasos cortos, en lapsos cortos de tiempo y de manera continuada, nunca se piensa en grandes objetivos que no se pueden cumplir. El principio de la generosidad dice que todo mentor nunca amarra sus conocimientos los comparte sea o no que reciba alguna retribución.

¿Si lo que buscas es solucionar un problema que tú no puedes atender qué puedes hacer?

Es claro entonces que un consultor, asesor, coach o mentor no van a realizar la tarea por ti; no van cargar la cruz que te corresponde y que están para una tarea muy puntual: que seas mejor persona, el mejor empresario, el mejor líder.

Ante esta situación las únicas soluciones y las más recomendable ante la necesidad de tener alguien que te ayude a producir, vender, ofrecer tu portafolio de servicios o posicionar tu proyectos son:

  • Busca empleados: Un empleado cumple tareas específicas, en un tiempo definido, bajo tu subordinación, direccionamiento y exigencias
  • Búscate un socio: Un socio es alguien que aunque no piensa lo mismo que tú, que no es tu amigo y que no acepta decisiones impuestas tiene la disposición de apoyar tu proyecto o empresa porque cree en tus capacidades y las posibilidades de crecimiento vía trabajo en equipo. Si deseas profundizar sobre la materia revisa lo que significa ser socios

En cualquiera de los dos casos debes retribuir sea con salarios o participación sobre la sociedad o tu proyecto y nunca actuar bajo la ley de la ventaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *